sáb. Sep 21st, 2019

El Gran Hotel Costa Rica sigue ofreciendo una gastronomía de lujo

Fotografías Luis Gámez Camacho y Carlos Castrillo

 

Es uno de los edificios más icónicos de la capital, centro de reunión de grandes personalidades, fue remodelado, ahora pertenece a la cadena Curio Collection by Hilton y aunque hubo algunos cambios, hay algo que se mantiene intacto y es su cocina, el restaurante del Gran Hotel Costa Rica continua encantando con su sabor.

Carlos Castrillo es el Chef ejecutivo, egresado del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) tiene casi 20 años de experiencia, ha trabajado en varias cadenas hoteleras a lo largo de Latinoamérica.

Para Castrillo, una de las grandes ventajas es que el equipo de cocina es muy sólido, trabajó con cada uno de ellos en distintos hoteles y restaurantes, además, es muy estricto a la hora de recibir practicantes, ya que nada puede salir mal.

Nosotros llegamos al desayuno, trabajan jugos de frutas de temporada y sin azúcar, desayuno tradicional como el gallo pinto, plátanos maduros, tocineta, tostadas francesas selladas con canela y azúcar y con diferentes toppings, pero tienen que probar el sirope de fresa, si no le gustan las tostadas, ni se acerque, además todo tipo de panes, el francés es supremo.

También hay cereales (no sé quién desayuna cereal), huevo revuelto y al gusto, nosotros pedimos unos pochet con una reducción de vinagre, sencillos, sin pimienta ni salsa, absolutamente deliciosos, café, té, frutas, quesos, un queso palmito nivel dioses del Olimpo.

“Todo aquí es natural, no permito nada artificial, en mi cocina no sé qué es eso, todo lo preparamos nosotros y nuestros proveedores son nacionales, pymes, quienes tienen el sabor que buscamos, igual siempre tratamos de innovar para complacer a los clientes y huéspedes”, expresó Castrillo.

El fin de semana tienen otras delicias: tamales son platillos de fin de semana, tamal dulce, tortillas con queso, empanadas de frijoles y están por hacer empanadas de plátano maduro y  enyucados.

Almuerzos y cenas

Marcas Lamas, sous chef y también egresado del INA, expresó que los almuerzos son temáticos, tipo buffet: ensaladas, sopas, cada dos semanas cambian, de igual forma buscan rescatar la comida tradicional, en el menú siempre habrá productos endémicos como sopa de cebolla gratinada con queso palmito, mini postres y todo amenizado con música de piano.

En las cenas encontramos menú variado con arroz, pasta, más a la carta, viene una pizza capresse con queso nacional.

Y en el famoso bar, están los quesos artesanales, ceviches, un ceviche caribeño con picante y leche de coco y otro puntarenense tradicional.

Ojo, tienen algunos platillos libres de gluten, por eso es necesario leer bien el menú y hacerle la indicación a los meseros, igual si es alérgico a algún producto en particular.

Tradición

En el hotel se realizan eventos corporativos y sociales, sigue siendo el centro de reunión de políticos y figuras públicas, es por ello que le preguntamos a ambos qué significa trabaja en el Gran Hotel Costa Rica, Lamas respondió: “es algo maravilloso, un chef me dijo que cuando estoy en una cocina estoy en mi casa y aquí clientes vienen aquí con un sentido de pertenencia increíble”.

Por su parte Castrillo manifestó: “para mi significa que nosotros representamos Costa Rica, una gran responsabilidad en brindar calidad de alimentos, servicio, trabajar acá representa cultura, patrimonio, todo el equipo representa al país, uno le guarda un valor sentimental”.

Apuntes

El almuerzo es de 12 md a 2:30 pm, el buffett tiene un valor de ¢10.500 más impuestos, los domingos hay desayunos 2×1 por $25, es todo incluido y todo lo que aguante, recuerde las tostadas francesas, su paladar se lo agradecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.